lunes, 19 de enero de 2009

Tres poemas de Irene Gruss

























jinetes del apocalipsis

No hay lugar para la huida, ángel
del deseo.
Ellos, que dicen que son fantasmas,
siguen haciendo malas artes,
influyen, lo hacen bien,
estorban la huida, ángel
del deseo. Me corrompen.
Adonde fuera, el sol o la lluvia
me perseguirían como un testigo;
adonde me quedara,
ellos,
que dicen que son fantasmas,
mandarían cartas anónimas, desapasionadas
o donde la pasión
ocupa un lugar antiguo, de pacotilla.
Ahora, dicen,
el cielo se resquebraja tanto como
el suelo,
la gente lee libros trágicos,
sueña con llanuras que parecen desiertos.
Ahora, dicen, todo ha terminado.
Y yo quería un lugar,
un toque
de infancia,
una frase verdadera.


De La mitad de la verdad. Obra poética reunida 1982/2007.













Mientras tanto

Yo estuve lavando ropa
mientras mucha gente
desapareció
no porque sí
se escondió
sufrió
hubo golpes
y
ahora no están
no porque sí
y mientras pasaban
sirenas y disparos, ruido seco
yo estuve lavando ropa,
acunando,
cantaba,
y la persiana a oscuras.




Conté con los dedos de mi mano
las veces que tuve, no las que amé.
Las yemas de los dedos
se quedaron mirándome, las líneas
de la mano rieron (¿amé
lo que tuve? ¿Quise decir
quiero un poco
de esto o de aquello,
gané, perdí semejante
generosidad?).
Ahora que me aferro
a lo que tengo -como a un poco
de nada-,
veo líneas que una burla desecha,
y lenta, tiernamente abro
el puño, dejo caer
la arena, vuelvo a tomarla.

De Solo de contralto.

16 comentarios:

Laura Giordani dijo...

No conocía a esta poeta argentina y me alegro de que hayas acercado su voz, Arturo. Me gusta más el primer poema. Parece mentira que a veces haya que irse lejos para descubrir lo propio; no recuerdo haber oído el nombre de esta poeta viviendo en Argentina.

Le seguiremos la pista.


He encontrado esta información en wikipedia:

"Irene Gruss es una poetisa argentina, nacida en 1950. Formó parte del grupo de poetas que fundó, a comienzos de los años 1970, el taller «Mario Jorge De Lellis», desde el que actuó un movimiento que significó a la vez la continuación y el replanteo del coloquialismo que animó la poesía de los 60.

Publicó La luz en la ventana (1982), El mundo incompleto (1987), La calma (1991), Sobre el asma (1995), Solo de contralto (1998), En el brillo de uno en el vidrio de uno (2000), "La dicha" (2004) y en su carácter de compiladora, la antología "Poetas argentinas (1940-1960)", del año 2006. En 2008, se publicó "La mitad de la verdad", su obra reunida.

Personalísima presencia en la poesía argentina de los 80 y 90, tiene un registro intimista despiadado, a veces brutal. Su obra es un diario de pasiones y pesares en el que se percibe la presencia fundamental de lo cotidiano y de lo prosaico".

Gracias y un abrazo fuerte.

Laura.

Lola Torres Bañuls dijo...

Hola Laura y Arturo y demás contertulios.

Son bonitos estos poemas, la verdad. Yo tampoco conocía esta autora.

Laura espero que te encuentres muy bien. (Ya sabes)

Un abrazo.

Arturo Borra dijo...

Sí Laura, sé que esta poeta es poco conocida y por eso la traje al blog.
No es que sea de mi afinidad, pero reconocer la pluralidad de la poesía es también dar voz a otras voces.
Me parece una poeta interesante, jugada en su estilo que enlaza lo íntimo, lo grotesco e incluso lo grosero, pero es precisamente una apuesta estética que merece ser valorada. (Tampoco exagero).
Como sea, mil gracias por la información que aportas.
Va un abrazo fuerte,
Arturo

tajalapiz dijo...

Produce mucho placer venir a estas páginas y descubrir nuevos poetas que de otra forma difícilmente leeríamos. Y loable empresa la de publicar cosas de diferentes horizontes, aunque no sean los nuestros, Arturo. Lo que también es válido para Laura, cuyos enlaces sigo visitando con gusto.

Arturo Borra dijo...

Hola Lola, otra vez agradecer tu continua presencia. Y aunque Irene Gruss ande por otras latitudes geográficas y poéticas, ponerse a dialogar -incluso a debatir- es el único camino que concibo para crecer. También a mí me parece una apuesta interesante, que a su modo muestra otras posibilidades de lo poético.
Muchas gracias por tu paso y un abrazo,
Arturo

Arturo Borra dijo...

Hola "Tajalápiz", un placer que te acerques a estas páginas. Soy consciente que el campo poético actual es inabarcable; quizás nuestra labor, en la red, sea poner de manifiesto esa pluralidad (aunque no es lo que siempre ocurre...).
En cualquier caso, me alegra saber que este blog te ha ayudado a descubrir algún poeta; ya me pasaré por el tuyo a ver si hago lo mismo. Muchas gracias por comentarlo y va un saludo inicial,
Arturo

Irene Gruss dijo...

¡Gracias por publicar esos poemas! Va mi abrazo y si quieren pasar, los invito a mi blog:
www.elmundoincompleto.blogspot.com
Irene Gruss

Arturo Borra dijo...

Hola Irene, qué sorpresa grata la de encontrar tu comentario... Y en cuanto a lo de publicar algunos poemas tuyos es un placer, entre otras cuestiones, porque ayuda a mostrar la pluralidad de lo que se está haciendo actualmente en Argentina.
Dicho sea de paso, aprovecho y te sumo a mis links, así me paso también por tu blog. Gracias por pasarte por aquí.
Un saludo fraterno,
Arturo

ana sáenz dijo...

acabo de descubrir a Irene Gruss y estoy gratamente sorprendida de la sensualidad de sus versos

un abrazo

Arturo Borra dijo...

Hola Ana, disculpá que no te haya contestado antes. Me alegra saber de ese descubrimiento y espero que este pequeño espacio te haya ayudado a hacerlo.
Va otro abrazo y bienvenida,
Arturo

Anónimo dijo...

Veo las fechas y pienso que injusto que Irene Gruss, una de las poetas más importantes de Argentina, sea reconocida a esta altura(los comentarios son de 2009 y 2010).

Soy argentina y leo a I.G. como si yo hubiera escrito esos versos. Ella es una poeta sin estridencias pero, honda.

Gracias por mostrarla en el blog.

Arturo Borra dijo...

Hola Anónima, gracias por pasarte por aquí. En verdad, los reconocimientos en poesía suelen ser fuera-de-tiempo: o demasiado pronto o demasiado tarde. A los que gozan de la primera opción, a la larga los perjudica. A los que padecen la segunda, a la larga los beneficia, porque no se quedan fijados a una posición.

Es cierto que en este campo las injusticias no son excepcionales. No conozco lo suficiente la situación de Irene Gruss para saber si ese es el caso. Pero diría que todavía tiene mucho camino por delante, por lo que no me parece un caso de especial injusticia.

En cualquier caso, aquí no hago más que compartir lo que sigue siendo una búsqueda.

Gracias a vos y un saludo,
Arturo

Anónimo dijo...

Qué buena poeta! No la conocía. Ese último poema es exquisito!
Saludos

Arturo Borra dijo...

Anónimo, me alegra que te hayan gustado estos poemas. Seguro que Irene Gruss nos aproximará otros, con la promesa de un erotismo que nuestra actualidad quiebra.
Gracias por pasarte y un saludo,
Arturo

Normi dijo...

Me gusta mucho Irene ,la escuché decir sus hondos poemas y me emociona su tono áspero y a la vez cotidiano. Me encanta su pensar y su preocupación por los poetas del interiror para quee también puedan trascender con sus textos. La poesía es un hacer importante , vital... no cualquiera puede comprenderlo .Gracias por traernos estos poemas Arturo Normi

Arturo Borra dijo...

Hola Normi, qué bueno que hayas podido escuchar a esta poeta; ojalá pueda hacerlo yo en algún momento. Es una poesía que quisiera conocer más, aunque me cuesta desde España conseguirla.

Un amigo, charlando con O.Bayer, cuando le habló del "interior del país", se encontró con una inesperada respuesta: "¿pero entonces Buenos Aires es el exterior de Argentina?". En un segundo, desmontó esa dicotomía de interior/centro que sigue operando en un nivel. Por eso, creo, hay que ocuparse de la poesía a secas y centrarse en una búsqueda que es interminable.

Gracias por pasarte y bienvenida,

Arturo