miércoles, 5 de marzo de 2008

Hambre - Laura Giordani




I

A tu alfabeto le andan faltando letras
hasta que no hay manera de deletrearte.


Ver cómo se disgrega el torso
cómo los continentes
se hunden en el vientre.
Tu vientre socavón
desmoronamiento de la mirada.


II

Las abejas se llevan cada vez
más lejos el polen.

La cuchara se desmaya en el trayecto
hasta tu boca.


III

“Danos hoy nuestro hambre de cada día”
tu Padre Nuestro.

No las espigas ni los costales: para ti
las costillas esdrújulas, el fuego
negro que sube por los talones
y va consumiéndote sin llama.

Cráneo crecido
y cuerpo en cuarto menguante,
todo cuenca y pómulo,
todo descuento de tu carne
y suma pellejo
y sigue sin llover
sobre tus surcos.


IV

La luz misma desfallece
de tanto ver el hambre
como testigo maldito
pasando
de la madre al hijo,
del hijo a la tierra
de la tierra al fruto exánime.

La luz famélica de cubrir la desnudez
en cal viva de tus huesos:
una casa de la que solo quedan vigas
donde el último habitante
-desde sus ojos desmesurados-
pregunta quién se llevó toda la mezcla.


Laura Giordani

3 comentarios:

Laura Giordani dijo...

Muchas gracias por haber traído este poema aquí y haberlo acompañado de esa foto.

Me parece una imagen descarnada, rotunda: ese pájaro oscuro que está como aguardando el momento final, el desplome de los huesos que apenas pueden sostenerse en ese suelo yerto.

Muy buena elección.

Gracias por ese alojo y esa compañía incansable.
Un beso

Laura.

Arturo Borra dijo...

Cuesta encontrar poemas sobre el hambre que, evitando un cierto tipo de panfletarismo -de baja intensidad diríamos, porque hay otros interesantes-, logre mostrar con tanta elocuencia la penuria corporal, esa que en la fotografía se expone de forma fatídica, preanunciando una muerte -y la espera siniestra del pájaro oscuro, también hambriento.
Cuesta encontrar poemas sobre el hambre a secas, que aporten algo.
Desde luego, no es por desconocimiento que existe el hambre en el mundo, pero quizás poemas como el tuyo -de los mejores que he leído- contribuyan a sensibilizar a personas que apenas comprender lo que es vivir con un agujero en el estómago.
Otro beso,
Arturo

Viktor Gómez dijo...

Arturo dijo muy bien. Comparto y secundo.

Laura, ¡qué gracia invadiéndonos desde tu poesía te susurra!

Buen jueves,

Viktor