jueves, 3 de febrero de 2011

"un animal desparramado que respira" -Tres poemas de Alejandro Crotto

Gustave Klimt



Le hablo a su cuerpo que duerme

Ahí estás: un animal desparramado que respira
en la luz verdadera de la siesta,
y hace un rato tu ritmo trotó rápido, cuerpo
largo y sembrado y tibio.

Huelo tu olor; huelo tu olor revuelto, fértil.




Verano

De costado rápida, temprana marabunta de Dios encuentra el tilo:
casi naranja el tronco haciéndose hacia arriba ramas
y tantas hojas en la copa detonada al cielo.

Este es mi cuerpo en la mañana, vivo,
el material encanto.


Pido mi puesto

Frotá en mis ojos menta y nieve, y con las uñas
que hace un rato rayaron de naranja las nubes
desprendeme las costras, rascá el óxido;
teneme de los hombros, restregame
en el limón de pulpas ácidas, y con tu limpio
soplo aliviá el ardor mientras me das de nuevo.
Porque pido mi puesto, despertar.



De Alejandro Crotto, Abejas (Editorial Bajo la luna, 2009)

---(1978, Argentina)

Más poemas, aquí.

16 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Arturo: voy a buscar más poemas de este autor, que tiene en su decir una frescura y profundidad inusuales.

Esto es lo bueno de los blogs, ventanitas al cielo que de vez en vez nos dejan localizar un árbol copado de pájaros o un rincón del río donde han arraigado flores silvestres impensables.

Un abrazote,

Vik

Anónimo dijo...

Gracias por traer hasta aquí los poemas de este autor.
Son sencillamente maravillosos, cuanto más los leo siento que retiene cada verso en su puño cerrado, para ir liberándolo lentamente, abriendo la mano de a poco, dedo a dedo...
El léxico, las imágenes son cálidos, orgánicos, y van alumbrando versos llenos de reflexión cotidiana pero arrolladora, tímida pero implacable, como la luz del sol que se colara por las rendijas de un panel de madera.

De nuevo, gracias.

Y felicidades a ti también por tu blog que leo desde hace algún tiempo.

M.

Portinari dijo...

El primer poema respira solo.

Crea imágenes a partir del sonido de las gotas que chocan contra el suelo.

Gracias, una vez más, por acercar.

Abrazos

leonardo dijo...

Hay como una urgencia vital, de muy buena ley, en estos poemas. Algo que se parece a los bulbos en febrero.
Nuevos horizontes, gracias Arturo,
Un abrazo

Arturo Borra dijo...

Querido Víktor, no sé si "Abejas" se consigue en España, pero espero disponer de ese poemario en unas semanas.

Frescura y profundidad, como decís,
marcan estos versos que se asoman al mundo desde un rinconcito.

En una línea de fuga, queda esa penumbra cargada de erotismo que invita a sumergirse.

En esa calidez, la poesía también respira.

Gracias por acariciar esas flores impensables.

Va un fuerte abrazo,

Arturo

Arturo Borra dijo...

M., me alegra que estos poemas abran su puño para acariciar la lectura. Hace no mucho leí algunos versos de Alejandro Crotto y me parecieron intensos, buscando un surco para habitar de otra forma.

Son versos suaves, como una luz de atardecer que arroja otra mirada sobre lo cotidiano.

Hermosas tus palabras para unos poemas que respiran dulcemente.

Gracias a vos por asomarte por aquí y bievenido/a.

Un cálido saludo,

Arturo

Arturo Borra dijo...

Querida Portinari, qué alegría tenerte de nuevo por aquí (se te extraña, como a otros amigos).

Estos poemas respiran; por mi parte, procuro que sean gotas que humedezcan nuestras lecturas. Una forma de atender a eso que en nuestra actualidad se va gestando, olvidándose un poco de los nombres, de la obsesión de los nombres.

Lo que importa es el poema y no me sorprende encontrarte en estas gestaciones.

Va un fuerte abrazo y gracias por asomarte,
Arturo

Arturo Borra dijo...

Infaltable Leonardo, esa urgencia vital de la que hablás es quizás la que muchos van declinando en nombre de la madurez. Si ese es el costo, entonces, mejor seguir siendo niño, mejor seguir siendo ese animal desparramado que se entrega al instante.

Nuevos horizontes, como decís, que van fecundando subterráneamente, como ocurre cuando algo nace de abajo, con fuerza, indetenible.

Un fuerte abrazo,
Arturo

Anónimo dijo...

Lindos poemas, como la pintura de Klimt. Siempre con sorpresas.
He leido tu blog y me gusta mucho.
Enhorabuena
Lori

Arturo Borra dijo...

Gracias Lori, me alegra que te guste la entrada y el blog.

También para mí hay algo sorprendente cada vez que, a pesar de todo, se siguen gestando líneas de fuga.

Ojalá que este espacio colabore en esa dirección.

Gracias por pasarte y un saludo,

Arturo

Laura Giordani dijo...

Vuelvo a leer los poemas de Alejandro y voy a corroborar algo que ya ha expresado Portinari con su aguda sensibilidad: el primer poema respira solo, el propio poema es el animal desparramado y tibio, casi puede escucharse su respiración en la siesta. Encuentro en los tres poemas una cualidad "fragante" por decirlo de alguna manera: naranja, menta, olor a fertilidad.
No es fácil convocar tanta materia y texturas vivas. Tengo ahora por delante la lectura del libro Abejas que mandara Alejandro y que voy a abordar en estos días,
La imagen de Klimt acompaña de maravilla esta tríada.
Habrá que ir siguiéndole la pista a este poeta austral.
Gracias por compartir sus poemas.

Un beso,

Laura.

Arturo Borra dijo...

Laura, qué bien lo decís: son poemas-animales desparramados los de Alejandro.

Respiran frescura, tibieza y hasta un cierto erotismo que se esparce por los instantes y los habita.

Abejas está zumbando él mismo, aguardando la lectura.

Gracias a vos por pasarte y seguir ayudando a escuchar lo que a veces pasa sin ruido... Devenir imperceptible... quizas de eso se trate.

Un beso,

Arturo

Anónimo dijo...

Hola de nuevo, soy la M. de unos commentarios más arriba: Sólo quería preguntar si habías leído ya este poemario entero ya y, en caso de ser así, qué te había parecido... si no es indiscreción ni molestia...
Gracias y, por cierto, me ha encantado Rocío Cerón.



Muchos saludos y gracias por este blog y por las maravillas que nos descubres.

M.

Arturo Borra dijo...

M., lamentablemente todavía no pude sentarme con "Abejas". Lo tengo junto a unos 4 poemarios más, que intento leer como puedo.

Así que siento no poder responder con más precisión. Por lo que pude entrever, diría que en el poemario mismo hay umbrales de intensidad y no todos me tocan o me interpelan por igual. Lo más interesante para mí es cómo se va gestando una poética. A.C. tiene senda abierta por delante y pienso que este poemario es un inicio promisorio.

Gracias por tus palabras .

Un cálido saludo,
Arturo

Anónimo dijo...

Muchas gracias, Arturo, por tu respuesta. Me interesaba muchísimo conocer tu opinión, puesto que he de decir que estos poemas que he leído aquí y en el otro enlace que facilitas me han impresionado mucho. Me vienen últimamente a la mente algunas de estas imágenes, inesperadamente, en el día a día, así como esa fragancia de la que hablaba Laura Giordani en su comentario.

En fin, simplemente quería conocer tus sensaciones sobre el conjunto... supongo que es difícil mantener el mismo nivel poético, pero a este poeta yo, como simple lectora, le auguro hermosas creaciones, muy hermosas...

Estoy deseando seguir su recorrido...

Muchas gracias de nuevo y perdona por esta parrafada.

M.

Arturo Borra dijo...

M., también pienso que Alejandro augura un recorrido que crecerá.

Esa frescura de imagen, el enlace entre cotidianeidad y unos sentimientos que se tejen en lo oscuro, la sensualidad que se respira en algunos de sus versos, o la cruedad casi inocente de otros, en fin, son marcas interesantes que ya veremos cómo van trabajando.

Muchas gracias a vos por pasarte y dejar tus impresiones,

Arturo