domingo, 12 de diciembre de 2010

Tres poemas de Germán Arens





Silencio

En el silencio
la urdimbre del dolor.

La vida en mis uñas,
la muerte en mis manos.

Y una plegaria de gloria en la mentira.

De Los ojos del cordero (2010)
---
---
---
---
A más decir estoy estando

Estoy estando desde hace años
añado desde nacido preciso en instantes
aunque en ocasiones urbano decidor
nunca perfecto en tiempos verbales
estoy estando pasado
a veces nauseado de poesía
a más decir de los poetas.
---
De Versos de Gabino (2009)
--..


--
Espárragos

Los espárragos más tiernos
crecían a ambos lados
de un desagüe
que habitaban
desde los inicios
de la colonización
las ranas y los mosquitos.
Los buscábamos por debajo
de la sombra
de algún sauce llorador
en los veranos del setenta.

Una vez encontramos
un paquete envuelto
en papel de diario.
Estaba lleno de balas.

De Pueblada (2008)
--
--

8 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Este poeta me resulta nuevo y sorprende su afinidad con algunas de mis inquietudes de lectoescritura... las uñas, el silencio, la muerte.

También esa poesía de la vida, del menudeo antes que lo grandilocuente.
Así, los esparragos, nos acercan a ese real que la realidad tan limitada del presente imaginal no representa en sus multiples escenarios de ficción.

Un abrazo grande,

V

Arturo Borra dijo...

Vík, tengo en mis manos los poemarios de los que extraje estos tres poemas, por gentileza de su autor. Si quieres, puedo pasártelos y así evaluar vos mismo esas afinidades.

En cualquier caso, sí creo que hay un punto de encuentro en el intento de esquivar la grandilocuencia, aunque por caminos diferentes. En el caso de Germán, pienso que lo hace aferrándose a un registro experiencial más inmediato, ligado a su entorno social próximo y a paisajes algo deshabitados que trasladan Argentina adentro.

En fin, gracias por pasarte y va un fuerte abrazo,

Arturo

Laura Giordani dijo...

Querido Arturo:

Conocía la poesía de Germán, principalmente Pueblada que pude leer hace un par de años. Entonces subí algunos poemas suyos en mi blog. La voz de Germán me parece despojada, coloquial, nada retórica. Algo que me gusta y rescato de él es que poetiza con los elementos de su vida y entorno; en este sentido, no "se hace el poeta" apelando a grandes temas o lugares y puede anclar su voz a lo más próximo y personal.
El tercer poema deja flotando en la búsqueda de espárragos el clima de violencia y represión que se vivía en nuestro país en los 70. En el segundo poema de Versos de Gabino, se arriesga un poco más con gerundios, participios, hay más plasticidad en el verbo.

Gracias por compartir.

Un beso,

Laura.

Arturo Borra dijo...

Sí Laura, comparto tu percepción. Lo único que enfatizaría es que toda poesía implica cierta dimensión retórica -como cualquier discurso, por lo demás- y tal vez lo interesante es que en estos poemas se trata de una retórica bastante despojada, que se anima por momentos a gerundiar.

Arriesgando un poco, diría que esa inmediatez o proximidad a la que te referís -característica de esta poesía- tiene un doble filo. Por un lado, evita los grandes temas, su típica grandilocuencia, que a veces puede terminar en metafísica plomiza. Por otro lado, siempre corre el riesgo de quedarse en inmediatismo, en perder el espesor de la vida simbólica, en no abrirse a dimensiones menos perceptibles de lo real.

En cualquier caso, evitar esos riesgos y construir un punto de equilibrio siempre es desafiante.

Gracias por pasarte Laura.

Un beso,

Arturo

Leonardo dijo...

Me han gustado mucho estos poemas, por lo ya dicho aquí. Los versos centrales del primero son muy fuertes, la uñas que Viktor aprecia, son un material muy rico.
El jugar con las palabras siempre puede depararnos algunas sorpresas, es algo que nos ayuda a mirarlas de otra forma, la tentación de encontrar algo nuevo retorciendo o destorciendo el lenguaje.
No sé si se justifique, realmente, la construcción en versos del tercer poema que, por lo demás, logra con gran atino, evocar la década violenta, la pérdida de las inocencias y de la 'blandura', un poema que con pocas cosas dice más de lo que dice.
En cuanto a lo que dices acerca de los riesgos de la inmediatez, estoy de acuerdo, pero aquí ve uno una búsqueda honesta, que se hace en varias direcciones, y el baquiano es la palabra. El riesgo de lo que llamas "metafísica plomiza" me parece abundar hoy día, a ratos me digo que se le da al poema un cargo 'filosófico' que no le corresponde, y se olvida lo que hay en él de temblor, de entraña, de conmoción, de azar, de empatía. Bien lo dices, el equilibrio es el verdadero desafío.
Un abrazo y gracias por seguir abriéndonos las páginas de tus lecturas.

Arturo Borra dijo...

Querido Leonardo, me alegra que estos poemas encuentren alojo en tu lectura. Como siempre, ahondás en la singularidad de cada poema, arrojando otra luz, mirando desde otro ángulo, sensible a esos giros del lenguaje que prometen lo diferente.

En cuanto al tercer poema estoy de acuerdo. Bien podría haberse construido como una prosa, un pequeño relato musical de lo que no tiene música, de lo que más bien chirría (me refiero a esas balas que condensan un fragmento de una historia terrible).

En cualquier caso, subí estos poemas porque pienso que se manejan en esa zona de difícil equilibrio, evitando esos polos en los que se cae demasiado fácil.

También pienso que hay una necesaria honestidad intelectual en cualquier tentativa poética que sea digna de ser seguida. Aún así, no identificaría metafísica plomiza con filosofía. Para mí, su diferencia semántica es bastante radical y pienso que hay toda una tradición de poemas filosóficos (tengo presentes algunos de Rilke por ejemplo) o de filosofía poética (pienso en Nietzsche) que realmente hacen dicha articulación complicada pero legítima. He temblado con ambos en muchas ocasiones.

Riesgos de naufragar por todas partes, pero riesgo que merece la pena correr. Otra cosa son los poemas malos (filosóficos o no) o la mala poesía (poética o no). Cuando no se manejan los principios de un discurso, el riesgo se hace escollo.

En fin, querido amigo, gracias a vos por asomarte a esta casita y seguir habitándola.

Un fuerte abrazo,
Arturo

El poeta ocasional dijo...

Aquí, mi modesto aporte http://elpoetaocasional.blogspot.com.ar/search/label/Germ%C3%A1n%20Arens

El poeta ocasional dijo...

Aquí, mi modesto aporte http://elpoetaocasional.blogspot.com.ar/search/label/Germ%C3%A1n%20Arens