viernes, 30 de octubre de 2009

«La vida del río» y «Cuerpo (1)»- María Auxiliadora Álvarez



la vida del río

Ha sido tan inútil mirar
como quien cuida un río

tiene el río su vida propia

y tiene sed el agua
y no puede beber

y tiene sueño el agua
y no puede dormir

ha sido tan inútil mirar
hasta ver el río crecido

y tiene tristeza el agua
y no puede llorar
porque tiene el agua ocupada

y los ojos dando vueltas sobre sí
transcurriendo
trabajosamente
de ojo a lluvia

entre su fragor
y sus piedras
----
***----
----- - ---------------------------*
------ --------------------------*--*

Cuerpo (1)

A Nayla Chehade

Auscultando la respiración o tomando el pulso a un
enfermo,
aplicando el oído, ante los campos de concentración de esos
cuerpos racionados de la miseria,
a las palpitaciones de pies, de troncos y de sexos
del inmenso y reprimido campo de acción
de ciertos microbios terribles
que son
otros tantos cuerpos humanos.


Antonin Artaud, El teatro de la crueldad.


1

hubiera podido reunido
el dinero doctora
vaca amarga castrada que me agrede
para tener mejor asistencia
su ojo más detenido
si el embarazo durara varios años
a medida que me hubiera ido inflamando
cada arcada
cada pelo que cayese
cada estría
lo hubiera ido guardando
recordando
su baba

bata blanca sanguinaria
porque yo trabajo mucho
vaca baba bata blanca corrosiva que me agrede
lo hubiera ido reuniendo
desde niña
de haber tenido alguna pequeña inflamación
que lo indicara
a medida que usted fuera estudiando
yo lo estuviera contando

abajo
al centro de mis cuclillas
donde ahora usted lo busca
su baba blanca castrada
no se le hubiera ensuciado
con mis fragmentos acuosos
hijo carnicero órgano semental
hubiera podido reunido
el dinero doctora
porque yo trabajo mucho
baba amarga vaca blanca






Las nadas y las noches es un minucioso recorrido por los once libros de la escritora venezolana María Auxiliadora Álvarez: desde Cuerpo (1985) al todavía inédito Las regiones del frío (2008). Casi treinta años de exigente creación poética de una de las grandes poetas contemporáneas de nuestra lengua.

Siempre en tránsito, cifrando y descifrando, interrogando y respondiendo, María Auxiliadora Alvarez ha sido capaz de darle intimidad al pensar del poema, desde esa ética rigurosa de decir sólo lo suficiente. Poesía de la reconciliación, del estremecimiento de reconocer la gracia y el horror del mundo varias veces dividido entre fronteras y distancias, esta amplia muestra de su obra es, según Julio Ortega, la expresión de su fe en un presente compartido, en un peregrinaje acompañado.

María Auxiliadora Álvarez (Caracas, 1956)

Estudió Letras Hispánicas en Estados Unidos y Artes Plásticas en Colombia y Venezuela. Ha dado clases en Miami University (Ohio), University of Illinois y UNAM (México). Ha hecho crítica literaria y cultural, y ha expuesto en diferentes ocasiones su trabajo plástico. Es miembro del Consejo de Latin American Studies Association (Sección Venezuela).
---
Ha publicado los siguientes libros de poemas: Cuerpo (1985), Ca(z)a (1990), Inmóvil (1996), Pompeya (2003), El eterno aprendiz y Resplandor (2006). Continúan todavía inéditos: Sentido aroma (1994), Pájaro que vuelves (1994), Páramo solo (1999), Tránsito de ruinas (2005), Un día más de lo invisible (2005) y Paréntesis del estupor (2009).

Entre otros reconocimientos, ha recibido el Premio de Poesía del Consejo Municipal de Cali (Colombia, 1974), el Premio Fundarte de Poesía (Caracas, 1990), y el Internacional Award María Pia Gratton (USA, 1999).

Ha traducido a los poetas portugueses António Ramos Rosa, Eugénio de Andrade, António Osório, Herberto Helder, y a la poeta norteamericana Elaine Fowler Palencia.

Comentario extraído de aquí

16 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Qué interesante, Arturo.

Pedí el libro a Miguel Morata.

En unos días lo recojo por Lib. Primado.

Hay que saltar las orillas,
tocar tierra allá,

tocar tierra allá,

colgar de un ojo la puerta
del sonido y la estría
que deja un cuerpo al pasar.

Un abrazote

Vik

Jose Zúñiga dijo...

Me he dado una vuelta por el blog. Mucho y muy interesante para verlo con más calma.
Aprovecho: Jorge del Primor es mi heterónimo, y en su blog pongo poemas ajenos que hago propios porque me gustan. El mío lo tienes en

http://jlzuni.blogspot.com/

Voy ahora a visitar a Laura (saldrá en "lo que queda" en un par de días). Y me apunto a los dos.

Un abrazo.

Leonardo dijo...

¡Nuevos territorios por explorar! "la ética rigurosa de decir sólo lo suficiente", el primer poema es un ejemplo soberbio de dicha ética. "Y no puede llorar / porque tiene el agua ocupada". ¡cuántas cosas en tan poco! Además cabe decir que el poema juega con imágenes que no son extraordinariamente originales pero las filtra de tal manera que les otorga una luz nueva. En el segundo poema me parece muy interesante y particularmente logrado la ruptura sintáctica, la traducción poética de un habla popular sin populismo. Violencia sobre el lenguaje para traducir la violencia del sentido. Muchos se rompen los dientes tratando de maltratar la gramática, con torpeza, como si eso garantizara la originalidad. Aquí se nota el trabajo profundo, el conocimiento íntimo de la lengua para someterla y darle mayor eficacia. Adecuación de fondo y forma ¿no se decía así?
Gracias por seguir abriendo caminos.
Un abrazo

Arturo Borra dijo...

Querido Víktor, desde que Eduardo Milán nos recomendara esta lectura empecé a buscarla, a interesarme por esta escritura dañada, a sumergirme en una poética que late al ritmo de la herida.

Creo que aquí hay para seguir sumergiéndose, para saltar entre orillas, como decís, y para seguir ahondando en esa pluralidad de líneas poéticas que nos constituyen.

Gracias como siempre por tu cercanía cómplice.
Un abrazo,
Arturo

Arturo Borra dijo...

Bienvenido José a este espacio y me alegra que el blog te haya parecido interesante.
La idea básica no es otra que indagar en las orillas de lo poético, allí donde la luz (mediática y editorial) no siempre llega. Y para compartir, sobre todo, itinerarios.
Gracias por sumarte y va un abrazo,
Arturo

PD: ya incluí también el otro link.

Yaiza Martínez dijo...

Querido Arturo, me ha gustado mucho esta poeta. Muchas gracias, no la conocía. Un abrazo, Yaiza

Arturo Borra dijo...

Querido Leonardo, siento haber demorado mi respuesta, pero estuve algunos días de viaje.
En cuanto a M.A. Alvarez es, en efecto, una poeta poco conocida (por aquí, dado que en A.L. la conocen más), y vale la pena seguir buscando sus materiales.
Hay una ética de la escritura, claro que sí, y me parece que aquí
se perfila una que abraza a los que sufren, no para celebrar el dolor, sino para imaginar alguna vez su merma (su extinción es más bien imposible).
La violencia sobre el lenguaje es la violencia que se imparte sobre el cuerpo. Y si la medicina moderna sin dudas ha aportado mucho, también es verdad que ha adquirido un poder sobre la vida y la muerte desmesurado, máxime en tiempos donde el cuerpo se mercantiliza y el paciente es tratado como un mero cliente.
Adecuación, sí, porque forma y contenido no pueden más que implicarse mutuamente.
Gracias a vos por acompañar estos caminos.
Un abrazo,
Arturo

Arturo Borra dijo...

Querida Yaiza, gracias por sumarte también a vos. Esta poeta es más que interesante. Prueba, además, que notoriedad pública y calidad estética no mantienen una correlación necesaria.
Cosas extrañas ocurren en este campo y es tarea nuestra buscar entre tanta maleza.
Va otro abrazo,
Arturo

PÁJARO DE CHINA dijo...

Arturo, tu nueva entrada es un descubrimiento absoluto para mí. Me ha dejado como si me clavaran una estaca. Me la llevo para masticarla, para que sedimente en mí. Y vuelvo.

Urgentes y exactas las palabras de Deleuze-Guattari en el umbral de tu casa.

Y sí que la entrada de Stalker en Marienbad sobre "la belgitude" es ... exacta y coherente. Y brilla.

Un abrazo muy fuerte.

P.S.: Budi sabrá por qué cada cebra tiene su propia geografía de rayas y verá todas las ciudades posibles cerrando los ojos, incluso aquellas invisibles y aquellas que aun esperan ser inventadas y hechas carne.

Arturo Borra dijo...

Me alegra querida Mariel que este blog ayude a des-cubrir algo. En este sentido, el descubrimiento alude solamente al rescate entra tanta maleza textual.

De esta poeta encontrarás algunos poemas en la red, pero no es demasiado conocida y muestra, como en muchos otros casos, lo pésimamente mal distribuidas que están las oportunidades de difusión/distribución en el campo intelectual y poético.

Esa canción ya la conocemos Mariel. La calidad estética apenas guarda relación con lo que prende en los mercados editoriales. Y si una escritura así deja mella en nosotros, es quizás porque otra vez se sacude las anestesias, y como Foucault pero por otros caminos, muestra la poderosa red de instituciones que se cierne sobre lo más íntimo -ahogándolo o produciéndolo como cuerpo "útil y dócil".

Lo de Deleuze-Guattari es una forma de aludir a un desplazamiento creciente, a una necesidad de alojar, sin que eso suponga la entera desaparición. Tan sólo co-habitantes..., entre los que quizás haya un lugar para lo que intento hacer.

Finalmente, la "entrada recomendada" no es más que una forma de remarcar aquello que me interpeló especialmente en la lectura. No pretende distinguir un lugar fijo, sino aludir otros caminos en movimiento, seguir derramándose en esos "senderos que se bifurcan", sin más pretensión.

En fin, me enternece la dulzura que mostrás hacia Budi. El seguirá soñando y así abrirá un camino también para nosotros, haciendo posible lo imposible.

Gracias por tus palabras tan próximas siempre.

Un fuerte abrazo,
Arturo

Stalker dijo...

Querido Arturo:

gracias por dar a conocer estas pepitas que de nuevo no encontramos en el saturado mar de la información...

Te agradezco también que recomiendes la entrada a la Belgitude. Otra muestra más de tu generosidad y tu benevolencia para conmigo.

Abrazos

Laura Giordani dijo...

Hace días quería comentarte esta entrada y llego ahora un poquito tardía. La primera vez que escuché a María Auxiliadora fue en la voz del poeta mexicano Alejandro Tarrab con quien compartí mesa en un encuentro poético. Y precisamente el poema que leyó fue ese último


hubiera podido reunido
el dinero doctora
vaca amarga castrada que me arremete

Me llamó mucho la atención su manera de poetizar y hace poquito fue Eduardo Milán quien volvió a traerla a nuestra atención. El primer poema sobre el río me gusta, pero este segundo me interpela más y lo encuentro ácido respecto a un sistema que medicaliza la vida y hurga y se entromete en los cuerpos, especialmente el cuerpo femenino y toda la violencia de la que es receptáculo.

Encuentro una manera de poetizar bastante diferente a la que solemos encontrar por estos lares, no sé... es una poesía que respira de otro modo, que trasunta la inquietud y el peligro de nuestras sociedades latinoamericanas. Y eso trastoca al propio lenguaje. Sorprende que por estas latitudes poetas así sean prácticamente desconocidas.

La seguiré.

Gracias por traerla aquí.

Un beso,

Laura.

Arturo Borra dijo...

Querido Stalker:
gracias a vos por re-conocer este intento de seguir buscando esas superficies en las que se gestan formas relevantes de poetizar. Me conta que no soy el único.
En cuanto a tu entrada no hago más que reconocer algo evidente: que esa entrada -entre muchas otras- trae un texto tan excelso como trepidante. No se trata de benevolencia. Se trata de reconocimiento auténtico, el que tanto escasea en estos tiempos, a pesar de la dialéctica entre mezquindad y adulación. Lo segundo tapa lo primero.
En fin, no me enrollo más.
Va un abrazo fuerte,
Arturo

Arturo Borra dijo...

Me habías contado Laura de esa escucha. Y M.A.A. reapareció hace un tiempo, por sugerencia de Eduardo.
Comparto con vos que el segundo poema es el que te da un mazaso en el cráneo. El primero, más lírico, tiene su belleza, pero no incide ahí donde duele: en las formas de existencia social no sólo de América Latina. La problemática de la medicalización del cuerpo, el poder institucionalizado sobre los cuerpos y su violencia legitimada, son asuntos que atañen a todo Oxidente (como decía algún poeta).
Incluso apelando a la disonancia de la cacofonía, lo que me interesa del segundo es que desnaturaliza esas prácticas mercantilizadas de la medicina sobre el cuerpo femenino.
Que M.A.A. se conoce poco aquí e incluso en A.L. es parte de una "economía política" de la poesía: la constitución del campo editorial internacional y de los mercados trasnacionales: no es una cuestión de brillo, de calidad, sino una cuestión de acumulación de poder.
Me animo a decir que además de un cierto eurocentrismo (no sólo estético) que opera en el canon hegemónico occidental, hay también una clara desigualdad de oportunidades. Sin ir más lejos: en España, a los 20, cualquier aprendiz de poeta publica, más allá del valor estético de lo que hace. En A.L. se publica a duras penas y ni siquiera los buenos poetas tienen asegurada una mínima circulación, aunque lleven 20 años escribiendo.
En fin, que hoy estoy enrollado.
Gracias por pasarte.
Otro beso,
Arturo

Arturo Borra dijo...

Esta es una de las mejores antologías que he leído en este tiempo. Se las recomiendo a todos.
Tiene una intensidad muy extraña en estos tiempos...

Anónimo dijo...

María Auxiliadora Álvarez en España, invitada por Candaya. La gira que realizará la escritora comprende las ciudades de Barcelona, Cuenca, Salamanca, Murcia y Madrid.


http://www.elperiodiquito.com/modules.php?name=News&file=article&sid=5228