lunes, 4 de agosto de 2008

«Poema de amorosa raíz» - Alí Chumacero




Antes que el viento fuera mar volcado,
que la noche se unciera su vestido de luto
y que estrellas y luna fincaran sobre el cielo
la albura de sus cuerpos.

Antes que luz, que sombra y que montaña
miraran levantarse las almas de sus cúspides;
primero que algo fuera flotando bajo el aire;
tiempo antes que el principio.

Cuando aún no nacía la esperanza
ni vagaban los ángeles en su firme blancura;
cuando el agua no estaba ni en la ciencia de Dios;
antes, antes, muy antes.

Cuando aún no había flores en las sendas
porque las sendas no eran ni las flores estaban;
cuando azul no era el cielo ni rojas las hormigas,
ya éramos tú y yo.
-----------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Alí Chumacero Lora (Acaponeta, Nayarit, 9 de julio, 1918). Poeta y editor mexicano.
Perteneció al grupo de escritores que fundó la revista Tierra Nueva y dirigió la publicación entre 1940 y 1942. Fue redactor de la revista El Hijo Pródigo y de México en la cultura, suplemento del ya extinto periódico Novedades, así como director de Letras de México. Fue becario de El Colegio de México en 1952 y del Centro Mexicano de Escritores entre 1952 y 1953. Desde 1964 es miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.
Como autor, editor, redactor y corrector ha sido una de las figuras claves en la historia del Fondo de Cultura Económica, casa editorial para la cual todavía (2008) labora, después de más de medio siglo de trabajo intermitente. Es famoso por haber corregido para el FCE, entre cientos de obras, el Pedro Páramo de Juan Rulfo.[1] Alí Chumacero ha negado en repetidas ocasiones haber mejorado drásticamente la obra con su corrección,[2] pero el rumor de que lo hizo persiste.
Por su trayectoria como poeta ha recibido muchos premios, entre los que destacan el Premio Xavier Villaurrutia (1984), el Premio Internacional Alfonso Reyes Ochoa (1986), el Premio Nacional de Ciencias y Artes en Lingüística y Literatura (1987), el Premio Estatal de Literatura Amado Nervo (1993) y la Medalla Belisario Domínguez del Senado de la República (1996).
El 24 de junio de 2008 recibió un homenaje, con motivo de su 90 cumpleaños, en el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México.[3]

Obras
Poeta austero pero de gran intensidad lírica, Alí Chumacero sólo ha publicado tres colecciones de poesía, un disco donde los recita, y un compendio de ensayos críticos:
1940 - Páramo de sueños
1948 - Imágenes desterradas
1956 - Palabras en reposo
1987 - Los momentos críticos (ensayos)
1997 - En la orilla del silencio y otros poemas en la voz del autor (CD)

4 comentarios:

Leonardo dijo...

¡Qué bello poema! El sabor añejo no empaña para nada la emoción. Otro de esos poetas discretos que a menudo traes por aquí. Me hace pensar en un poeta colombiano que te invito a descubrir y se llama Aurelio Arturo de obra mínima igualmente pero que tiene gran importancia en la poesía colombiana.
Saludos

Arturo Borra dijo...

Y en cuanto a este poema, Leonardo, también me gustó su raíz, ese "temblor de raíces" que a menudo ocurre cuando nos abrimos a la experiencia amorosa.
Del poeta Aurelio Arturo no conozco nada; ya indagaré en él y muchas gracias por el dato.
Va un segundo abrazo en esta tarde,
ARturo

juven dijo...

Saludos desde México Arturo, y que bueno que pusiste ese poema de inicio, pues es una de mis favoritas del poeta Alí Chumacero.

Arturo Borra dijo...

Hola Juven, me alegra que te haya gustado este poema y que coincidamos en este poema.
Ese temblor de raíz que se adivina es algo que necesitaremos siempre.
Un cálido saludo y bienvenido por aquí.
Arturo